Curaduría e investigación: Gabriela Francone

Esta exhibición propone una aproximación a quien fue el principal difusor del surrealismo en la escena local.

Hacia 1930 Batlle Planas adopta el Surrealismo y asume e invoca de un modo más decidido y persistente en la Argentina los postulados, los recursos y las figuras modélicas del movimiento.

Desarrolla de un modo personal las “estrategias de creación” que pregonaba el grupo desde la capital francesa. Hacia 1940 se acerca especialmente a la pintura metafísica de Giorgio De Chirico.

Su horizonte de referencias coincide en gran medida con el panteón surrealista. Sin embargo se acentúan algunas incidencias, especialmente aquellas asociadas al hermetismo. Por otra parte, incorpora fuentes iconográficas que articula de un modo particular. En este marco de intereses amplía las postulaciones surrealistas sobre el automatismo con el concepto de energía.

“Pobres mortales acostumbrados a intelectualizar la vida y la muerte” decía este artista proclive al “vértigo cósmico” según la expresión de Julio E.Payró.

Batlle Planas alcanza notables resultados en las obras que realiza en torno a los años 1935 y 1946.

Desde su última exhibición retrospectiva en las Salas Nacionales (1989), ha tenido escasa visibilidad en nuestro medio.

Curiosamente, sus primeras series, difundidas de un modo exiguo y fragmentario, hoy recobran para muchos su impacto visual, su profunda sugestión, y parecen dialogar con algunas producciones recientes.

La muestra logró reunir trabajos de diversas series que desarrolló durante esos años como las Radiografías Paranoicas, algunos collages y la Serie del Tibet, entre otras. Se exhibieron también dibujos y bocetos del mismo período.

En este marco se presentó un libro-catálogo que propone una aproximación a la obra y a la prédica de Batlle Planas. Un recorte de su vasta y polifacética producción focalizado en este período.

El libro cuenta con ensayos de Rosa María Ravera y Gabriela Francone, una cronología artística y un apéndice con testimonios de sus contemporáneos.

Juan Batlle Planas aparece ligado de diversos modos a una red de personas, publicaciones, exhibiciones y obras de quienes coincidieron en el entusiasmo por esa “nueva suerte de magia”, al decir de Antonin Artaud.

Fundación Alon, noviembre 2006

Imágenes de la inauguracón