De travesía por distintos países sin abandonar nunca una pequeña sala en el décimo piso de un edificio del centro porteño. Esa es la sensación que nos deja visitar “Compañeros de viaje”, la muestra colectiva que se presenta en Fundación Alón.

De travesía por distintos países, sin abandonar nunca la ciudad de Buenos Aires. Mejor aún: de travesía por distintos países sin abandonar nunca una pequeña sala en el décimo piso de un edificio del centro porteño. Esa es la sensación que nos deja visitar Compañeros de viaje, la muestra colectiva que se presenta en Fundación Alón hasta fines de Abril.

En Chile, en el camino entre Zapallar y Papudo, la artista Teresa Gazitúa ha fotografiado las huellas del cuarzo blanco sobre el granito negro, para grabar las imágenes resultantes en planchas de aluminio compuesto. Un metal –de origen mineral- manipulado por el artificio del hombre, representando la erosión natural de otros minerales a lo largo del tiempo. Visualmente la ambigüedad de las obras puede remitirnos a cadenas montañosas, al mar o a los diversos estratos del suelo, pero su materialidad es contundente. Tanto, que a través de la vista adivinamos su textura árida sobre la piel.

Seguir leyendo