Por Mercedes Pérez Bergliaffa

Vivir con extrañeza!”. Eso es lo que me pasa”, decía Erdosain, el personaje de Los siete locos, el gran libro de Roberto Arlt. Y eso le pasará a usted si por estos días se da una vueltita por la Fundación Alon: se extrañará porque entrará en otro mundo. Se debe a que allí se realiza la muestra del artista Eduardo Iglesias Brickles, basada en la obra de Arlt. Por eso, si va a la Fundación, usted podrá ver a los cafishios con sombrero de la noche de Buenos Aires; al “Rufián Melancólico”, ese tipo que –escribía Arlt– cada vez que veía una mujer pensaba: “Esta, en la calle rendiría cinco, diez o veinte pesos”. Usted también podrá observar los climas de las escenas que describía el escritor: puentes melancólicos, la Casa Negra, las luces verdes y rojas de los subterráneos, los trenes, la noche… Todo esto podrá ver usted en la Fundación Alon, gracias a las obras de Iglesias Brickles, el artista que estuvo trabajando durante meses sobre la obra del gran escritor.

Seguir leyendo